RSS

Manitas

16 Ago

Hoy os traigo un poema de Gabriela Mistral, autora que recibió el Premio Nobel de Literatura en el año 1945. Dentro de este poema habla de varias cosas, entre ellas de la inocencia de los niños que piden porque necesitan y por otra y la más importante, de los niños que no tienen para comer y que andan pidiendo por las calles mientras mucha gente pasa por su lado sin hacer caso.

Como medida en algunos países para evitar que pidan por las calles, han puesto en marcha diferentes albergues donde alimentar a estos niños y a sus familias. Incluso muchas ONG’s ponen en marcha ofertas de empleos para insertar a la gente pobre de nuevo en la sociedad, para que se ganen un sueldo y puedan alimentarse por ellos mismos.

MANITAS

Manitas de los niños,

manitas pedigüeñas,

de los valles del mundo sois dueñas.

Manitas de los niños que hacia el árbol se tienden,

por vosotros los frutos se encieden.

Y los panales llenos

se vierten y se hienden.

¡Y los hombres que pasan no entienden!

Manitas blancas, hechas

como de suave harina,

la espiga por tocaros se inclina.

Manitas extendidas,

manos de pobrecitos,

benditos los que os colman, ¡benditos!

Benditos los que oyendo

que parecéis un grito

os devuelven el mundo: ¡benditos!

En algunos países los niños esperan a que sus madres regresen al final del día con algo para comer.

Imagináos que vuestra madre o hermano mayor os dicen que si limpiais la habitación como recompensa os llevan al cine esa tarde a ver la peli que más os gusta. ¿No lo haríais?

Si os llevasen al cine sin haber hecho nada a cambio, os acostumbraríais y la próxima vez querríais que sucediese lo mismo. En cambio, pidiendo algo a cambio, en este caso ordenar la habitación, hemos hecho una tarea que ha servido de mucho y tanto quien te lo pidió como tú salís ganando.

Lo que tratan de hacer algunas ONG’s (Organizaciones No Guvernamentales, es decir, no dependen del Gobierno del país porque no reciben dinero de él a cambio de hacer lo que hacen) es pedir algo a cambio de dar algo, es decir, darles trabajo. Así pueden sacarse un sueldo digno con el que mantenerse y no acostumbrarse a que las cosas les caigan en las manos como regalos sin hacer nada.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: