RSS

La relación entre aprender y soñar

20 Feb

A menudo puede parecernos que soñar es una forma de descargar en cierta forma los miedos o inquietudes que no podemos reflejar o cumplir en nuestra vida diaria mientras estamos despiertos. Pos supuesto gran parte de los sueños están relacionados con este hecho. Por ejemplo:

SUEÑO: Estar en la playa tomando el sol bebiendo un rico refresco.

PROBLEMA: Nos hemos pasado el día entero estudiando para los exámenes y no vemos la forma de que acaben y tomarnos un tiempo de relax.

SUEÑO: Gritamos a nuestro compañero porque no para de incordiarnos y le dejamos las cosas claritas.

PROBLEMA: Nuestro compañero no para de incordiarnos yb deseamos decirle muchas cosas, pero nos las guardamos para adentro y nunca las decimos.

Así, es, al margen de otras muchas cosas para las que los sueños sirven y que han sidom motivo de muchos estudios, los sueños reflejan esa parte que no nos atrevemos a sacar fuera.

Dentro de estos estudios, unos científicos de la Universidad de Harvard en EEUU han llegado a una conclusión para la que los sueños también sirven con gran eficacia. Precisamente han comprobado que las personas que dormían después de haber aprendido una determinada tarea y soñaban con ella, después la memorizaban y realizaban mucho mejor que aquellos que no habían soñado con ella.

Por lo tanto, ¿sirven los sueños para fijar información y memorizar con mayor eficacia? La respuesta es sí.

¿A qué puede deberse que ocurra esto? La respuesta parece ser sencilla. Cuando soñamos, no podemos discernir entre la realidad y el sueño en sí. Actuamos en él con total libertad y además no hay factores externos que nos molesten, como sí ocurre cuando estamos despiertos. No es lo mismo aprender algo cuando estamos pensando en la cantidad de cosas que vamos a hacer en el día, que soñar expresamente esa tarea sin nada que nos moleste alrededor. Esto hace que lo que memorizamos en los sueños quede fijado con mucha más intensidad que lo que aprendemos mientras estamos despiertos.

El sueño es una etapa muy importante para nuestro organismo, tanto como el beber y el comer. Es el estado contrario a la vigilia, es decir, cuando estamos despiertos. El sueño se caracteriza porque en ese estado nuestro cuerpo reduce la actividad fisiológica (la presión sanguínea, la respiración y los estímulos externos). Pero ojo, no siempre estamos en ese estado mientras dormimos, ya que cuando soñamos, toda esa actividad se dispara.

La palabra “sueño” viene del latín somnus, raiz que se conserva en ciertas palabras como somnífero, sonámbulo, todas relacionadas con el hecho de dormir o querer hacerlo.

 

2 Respuestas a “La relación entre aprender y soñar

  1. Libertad Salome

    marzo 9, 2013 at 6:53 am

    el mundo de los suenos… lo onirico.. para los latinoamericanos en la literatura tenemos al realismo magico… ISABEL ALLENDE una maestra

     
  2. Libertad Salome

    marzo 9, 2013 at 6:54 am

    en la antiguedad tenoamos las fabulas con sus moralejas

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: