RSS

Archivo de la categoría: Petete

Epi y Blas

¿Conoces a estos dos personajes? Se trata de dos de los muñecos más famosos de famosísimo Barrio Sésamo. En EEUU les llaman Ernie y Bert y en latinoamérica Enrique y Beto.

Epi y Blas se convirtieron en los primeros personajes en aparecer en Barrio Sésamo allá por 1969 y fueron creados por Don Sahlin, uniéndose más tarde a otros que seguro que conocéis, como Coco, Tricky El Monstruo de las Galletas o la rana Gustavo.

Epi es de color naranja y es bajito, infantil y muy travieso, parece que siempre esté en su mundo inventando cosas disparatadas.

Blas es más adulto, alto y de color amarillo, responsable, gruñón y a veces aburrido y muchas veces intenta convencer de las cosas a Epi hasta que le saca de sus casillas y termina desmayándose de impotencia.

Leed una de las situaciones más graciosas que les han ocurrido:

Blas: “Epi, ¡tienes un plátano en la oreja!”
Epi: “¿Qué?”
Blas: “Que te digo, ¡QUE TIENES UN PLÁTANO EN LA OREJA!”
Epi: “¿Qué? No puedo escucharte; ¡Tengo un plátano en la oreja!”
 

¿Cómo hacer un barómetro casero?

¿Te gustaría poder predecir el clima? Aquí aprenderás a construir un barómetro, el instrumento esencial para la predicción meteorológica.

Debes seguir atentamente todas las instrucciones, si quieres construir un aparato verdaderamente útil.

Materiales:

– 1 botella de vidrio
– 1 tubito de vidrio de 25 cm. de largo y 25 mm. de diámetro
– 1 tapón de corcho
– Cera o parafina
– Tinta o pintura roja
– 2 tablas de madera
– Algodón
– Cartulina fuerte

Instrucciones:

Comienza perforando el tapón de corcho (o consigue uno ya perforado) para introducir el tubo de vidrio a través suyo.

Echa 20 cm. de agua mezclada con tinta o pintura en la botella, e introduce el tubo con el tapón. Absorbe el agua con mucho cuidado, hasta que alcance la mitad superior del tubo. Sin sacarlo ya del agua, comprueba que el tubo no llega a tocar el fondo de la botella. Hecho todo esto, y siempre sin sacar el tubo, encaja el tapón de corcho en el cuello de la botella. Para que quede herméticamente cerrado, echa sobre el tapón un poco de parafina o cera derretida con una llama. Por último, tapa el extremo superior del tubo con algodón para que la evaporación del agua sea la menor posible.

En este punto, tu barómetro está prácticamente terminado. Construye con un poco de pegamento y/o clavos una L con tus dos tablas. Una de las dos será la base donde se apoye la botella, y la otra quedará vertical junto a la botella. Debe tener una altura igual o superior al tubo con la pintura.

En esa madera vertical, entonces, pega la cartulina y dibuja una escala, que comenzará a la altura en que el tubo sale de la botella, y terminará un poco antes del final del tubo. La escala puede ser, por ejemplo, del 1 al 20.

Otra posibilidad, aún más sencilla, es dibujar la escala (siempre a espacios regulares, como por ejemplo 1 cm. entre cada línea) directamente sobre el tubo, con un plumón (marcador) indeleble.

Explicación

Las variaciones de la presión atmosférica causan variaciones en el clima. Cuando la presión del aire aumenta, también la presión del aire contenido en la botella se comprime, por lo cual desciende el nivel del agua en el tubo. Y al revés, al disminuir la presión del aire, el agua sube.

En resumen, cuando el agua sube, el tiempo amenaza lluvia, y cuando baja, por el contrario, el tiempo será bueno.

Obviamente, cuanto mayor sea la subida peor será el tiempo y al contrario. Sería bueno que practiques mucho antes de poner tus conocimientos a disposición de los demás, verificando con el clima y los números de tu escala el clima que hace cuando el líquido está en esa posición.

Fuente: www.buenvivir.org

 

¿Qué es un barómetro?

Un barómetro es un instrumento que mide la presión de la atmósfera, siendo esta la capa de gas que envuelve al planeta Tierra.

La atmósfera está compuesta de varias capas que se conocen como troposfera, estratosfera, etc. Así la presión atmosférica es el peso que ejerce la atmósfera por unidad de superficie y se corresponde con una columna de agua de una altura de unos 10m.

Cuando se inventaron los barómetros en el siglo XVII (el pionero en hacerlo fue Evangelista Torricelli), los fabricaban como una columna de líquido encerrada en un tubo que tenía la parte superior cerrada. El peso de esa columna de líquido coincidía con el peso de la atmósfera. Ahora los barómetros son de mercurio, de densidad mayor a la del agua y esa columna de mercurio es la que marca la presión atmosférica, que en un día normal despejado y al nivel del mar está en torno a los 760mm.

Los barómetros se utilizan para predecir el tiempo. Cuando se dice que hay altas presiones es que hace buen tiempo mientras que las bajas presiones indican frío y tormentas.

 

El mago de Oz – Episodio 5 “Salvados por la reina ratón”

En el caudaloso río, nuestros amigos deberán sortear muchos obstáculos. ¿Podrá león sacar la valentía suficiente?

Episodio 5: “Salvados por la reina ratón”

Parte I

Parte II

 

Don Erizo, cuento y actividades

Pulsa sobre la imagen con el botón derecho del ratón y sobre “Ver imagen…” y despues imprímela o guárdala para pintar en el ordenador o con lapices de colores como prefieras. Intenta fijarte en la primera figura del erizo, cuenta las púas que tiene y ponlas en los otros erizos a los que les faltan púas.

Te voy a contar un cuento que se titula “DON ERIZO”.

Don Erizo

Don Erizo se levantó muy pronto aquella mañana, miró a través de la ventana y vio un maravilloso cielo azul, pensó que aquel sería un buen día para pasear y para conocer el nuevo parque, que se había construido no muy lejos de su casa.

Así que después de desayunar, preparó su mochila y emprendió su viaje.

Por el camino se encontró con muchos vecinos y amigos suyos, que viendo el gran día que hacía, habían tenido la misma idea que don Erizo.

Don Erizo estaba muy contento, pues aquel día estaba siendo realmente maravilloso.

Cada vez se alejaba más de su casa, sin embargo, don Erizo estaba tan feliz que no se daba cuenta.

De pronto, comprendió que se había hecho de noche y que se había alejado tanto que se había perdido.

Don Erizo estaba muy asustado, no sabía que hacer y el mucho miedo que tenía no le dejaba ni gritar para pedir ayuda.

Menos mal que sus amigos viendo que se había hecho de noche y que su amigo don Erizo no volvía a casa, fueron a buscarle.

Por fin, y tras mucho andar le encontraron. Todos saltaron dé alegría al verse.

Juntos volvieron a casa y para celebrar que estaban todos bien, hicieron una gran fiesta.

Ahora pulsa sobre cada una de estas actividades para ver lo que has aprendido del cuento.

Actividad 1. ¿Qué has leído? Intenta recordar lo que has leído y elige la respuesta correcta.

Actividad 2. Sopa de letras (necesita java instalado en el PC). Busca animales en esta sopa de letras.

Actividad 3. Eres un artista. Pulsa sobre el recuadro gris con el botón izquierdo y pinta con el ratón del ordenador.

Fuente: http://users.servicios.retecal.es/mariaarenzana

 

¿Cómo obtener el color de las hojas?

Ayer os hablé sobre cómo las hojas obtienen su color a lo largo de las estaciones y los elementos que intervenían en este proceso. Nosotros en casa (siempre con la ayuda de un mayor), podemos hacer un proceso para emular y conseguir que las hojas cambien de color. Vamos a echar un vistazo a los materiales que debemos tener a mano.

Materiales:

Hojas
Frascos pequeños con tapa (los de comida de bebés son ideales)
Alcohol medicinal de 96º
Filtros para café de papel
Olla baja
Agua caliente del grifo
Cinta
Lápiz
Etiquetas
Cuchara o cuchillo plástico
Reloj

Instrucciones

1. Recoge dos o tres hojas de varios árboles diferentes. Rasga o corta las hojas en pedacitos pequeños y ponlos en frascos pequeños etiquetados con el nombre o ubicación de cada árbol.

2. Agrega suficiente alcohol a cada frasco para cubrir las hojas. Usando un cuchillo plástico o cuchara, aplasta y presiona cuidadosamente las hojas en el alcohol.

3. Cubre los frascos con sus tapas o una envoltura de papel de cocina plástico o metálico. Colócalos cuidadosamente dentro de una fuente que contenga dos o tres centímetros de agua caliente del grifo.

4. Mantén los frascos en el agua por al menos una media hora, o más de ser necesario, hasta que el alcohol tome color (cuanto más oscuro, mejor). Gira suavemente cada frasco cada cinco minutos. Reemplaza el agua por nueva agua caliente si ya se ha enfriado.

5. Corta una tira larga y delgada de papel de filtro para café por cada frasco con hojas y escríbele su nombre correspondiente.

6. Saca los frascos del agua y destápalos. Coloca una punta de la tira de papel de filtro dentro de cada frasco, dejando el nombre al otro lado. Dobla el lado del nombre sobre el borde y asegúralo con cinta, para que no se corra.

7. El alcohol viajará por el papel, llevando el color consigo. Después de 30 a 90 minutos, o un poco más, los colores viajarán diferentes distancias hacia arriba del papel a medida que el alcohol se evapora. Entonces podrás ver distintos tonos de verde y, posiblemente, algo de amarillo, naranja o rojo, dependiendo del tipo de hoja.

8. Saca las tiras de papel, déjalas secar y tendrás las distintas gradaciones y tonalidades de los árboles escogidos.

¿Qué pasó?

La banda ancha de color verde corresponde a la clorofila que se encuentra en las hojas y es la principal responsable de la fotosíntesis. Las otras bandas son de los pigmentos accesorios de dicha fotosíntesis, que no eran visibles porque la clorofila, mucho más abundante, los enmascaraba.

Otras ideas

También es posible, una vez terminado de extraer el color dentro del alcohol, utilizar este con un pincel o algodón para pintar en un papel. Una vez seco, quedarán los colores naturales de las hojas escogidas.

fuente: buenvivir.org

 

El color de las hojas de los árboles

Ahora que ha llegado el otoño, seguro que si paseas por la calle podrás encontrar infinidad de hojas caídas de muchos colores, desde el verde intenso, pasando por el amarillo, hasta el rojo. Esos colores tienen un por qué.

Durante la primavera y el verano, las hojas tienen un color verde gracias a la clorofila, un pigmento que les ayuda a recoger la energía de la luz solar. En otoño llegan días más cortos, con menos cantidad de luz y los árboles pasan a un modo de ahorro de energía para sobrevivir al invierno, produciendo menos clorofila. Esto hace que la clorofila convierta la luz solar en azúcares por medio de la fotosíntesis.

Las 4 estaciones del otoño

Cuando la clorofila disminuye, las hojas reflejan los residuos de los pigmentos que habían estado ahí todo el tiempo. Estos pigmentos son los encargados de proteger las hojas del exceso de luz solar. Son los mismos que le dan el color a las zanahorias, como el carotenoides (color amarillo) o la antrocinina (color rojo).

El color de las hojas tiene muchoq ue ver con la temperatura de un lugar. Por ejemplo, en las montañas las temperaturas más frescas ayudan a mantener el color de las hojas por más tiempo. En lugares secos sin embargo, las hojas caen rápidamente y se tornan de un color marrón rojizo.

Te voy a contar antes de despedirme por hoy, una bonita historia sobre el comienzo del otoño.

La breve historia de cómo el otoño empezó