RSS

¿Qué es un barómetro?

Un barómetro es un instrumento que mide la presión de la atmósfera, siendo esta la capa de gas que envuelve al planeta Tierra.

La atmósfera está compuesta de varias capas que se conocen como troposfera, estratosfera, etc. Así la presión atmosférica es el peso que ejerce la atmósfera por unidad de superficie y se corresponde con una columna de agua de una altura de unos 10m.

Cuando se inventaron los barómetros en el siglo XVII (el pionero en hacerlo fue Evangelista Torricelli), los fabricaban como una columna de líquido encerrada en un tubo que tenía la parte superior cerrada. El peso de esa columna de líquido coincidía con el peso de la atmósfera. Ahora los barómetros son de mercurio, de densidad mayor a la del agua y esa columna de mercurio es la que marca la presión atmosférica, que en un día normal despejado y al nivel del mar está en torno a los 760mm.

Los barómetros se utilizan para predecir el tiempo. Cuando se dice que hay altas presiones es que hace buen tiempo mientras que las bajas presiones indican frío y tormentas.

 

El mago de Oz – Episodio 5 “Salvados por la reina ratón”

En el caudaloso río, nuestros amigos deberán sortear muchos obstáculos. ¿Podrá león sacar la valentía suficiente?

Episodio 5: “Salvados por la reina ratón”

Parte I

Parte II

 

Don Erizo, cuento y actividades

Pulsa sobre la imagen con el botón derecho del ratón y sobre “Ver imagen…” y despues imprímela o guárdala para pintar en el ordenador o con lapices de colores como prefieras. Intenta fijarte en la primera figura del erizo, cuenta las púas que tiene y ponlas en los otros erizos a los que les faltan púas.

Te voy a contar un cuento que se titula “DON ERIZO”.

Don Erizo

Don Erizo se levantó muy pronto aquella mañana, miró a través de la ventana y vio un maravilloso cielo azul, pensó que aquel sería un buen día para pasear y para conocer el nuevo parque, que se había construido no muy lejos de su casa.

Así que después de desayunar, preparó su mochila y emprendió su viaje.

Por el camino se encontró con muchos vecinos y amigos suyos, que viendo el gran día que hacía, habían tenido la misma idea que don Erizo.

Don Erizo estaba muy contento, pues aquel día estaba siendo realmente maravilloso.

Cada vez se alejaba más de su casa, sin embargo, don Erizo estaba tan feliz que no se daba cuenta.

De pronto, comprendió que se había hecho de noche y que se había alejado tanto que se había perdido.

Don Erizo estaba muy asustado, no sabía que hacer y el mucho miedo que tenía no le dejaba ni gritar para pedir ayuda.

Menos mal que sus amigos viendo que se había hecho de noche y que su amigo don Erizo no volvía a casa, fueron a buscarle.

Por fin, y tras mucho andar le encontraron. Todos saltaron dé alegría al verse.

Juntos volvieron a casa y para celebrar que estaban todos bien, hicieron una gran fiesta.

Ahora pulsa sobre cada una de estas actividades para ver lo que has aprendido del cuento.

Actividad 1. ¿Qué has leído? Intenta recordar lo que has leído y elige la respuesta correcta.

Actividad 2. Sopa de letras (necesita java instalado en el PC). Busca animales en esta sopa de letras.

Actividad 3. Eres un artista. Pulsa sobre el recuadro gris con el botón izquierdo y pinta con el ratón del ordenador.

Fuente: http://users.servicios.retecal.es/mariaarenzana

 

¿Cómo obtener el color de las hojas?

Ayer os hablé sobre cómo las hojas obtienen su color a lo largo de las estaciones y los elementos que intervenían en este proceso. Nosotros en casa (siempre con la ayuda de un mayor), podemos hacer un proceso para emular y conseguir que las hojas cambien de color. Vamos a echar un vistazo a los materiales que debemos tener a mano.

Materiales:

Hojas
Frascos pequeños con tapa (los de comida de bebés son ideales)
Alcohol medicinal de 96º
Filtros para café de papel
Olla baja
Agua caliente del grifo
Cinta
Lápiz
Etiquetas
Cuchara o cuchillo plástico
Reloj

Instrucciones

1. Recoge dos o tres hojas de varios árboles diferentes. Rasga o corta las hojas en pedacitos pequeños y ponlos en frascos pequeños etiquetados con el nombre o ubicación de cada árbol.

2. Agrega suficiente alcohol a cada frasco para cubrir las hojas. Usando un cuchillo plástico o cuchara, aplasta y presiona cuidadosamente las hojas en el alcohol.

3. Cubre los frascos con sus tapas o una envoltura de papel de cocina plástico o metálico. Colócalos cuidadosamente dentro de una fuente que contenga dos o tres centímetros de agua caliente del grifo.

4. Mantén los frascos en el agua por al menos una media hora, o más de ser necesario, hasta que el alcohol tome color (cuanto más oscuro, mejor). Gira suavemente cada frasco cada cinco minutos. Reemplaza el agua por nueva agua caliente si ya se ha enfriado.

5. Corta una tira larga y delgada de papel de filtro para café por cada frasco con hojas y escríbele su nombre correspondiente.

6. Saca los frascos del agua y destápalos. Coloca una punta de la tira de papel de filtro dentro de cada frasco, dejando el nombre al otro lado. Dobla el lado del nombre sobre el borde y asegúralo con cinta, para que no se corra.

7. El alcohol viajará por el papel, llevando el color consigo. Después de 30 a 90 minutos, o un poco más, los colores viajarán diferentes distancias hacia arriba del papel a medida que el alcohol se evapora. Entonces podrás ver distintos tonos de verde y, posiblemente, algo de amarillo, naranja o rojo, dependiendo del tipo de hoja.

8. Saca las tiras de papel, déjalas secar y tendrás las distintas gradaciones y tonalidades de los árboles escogidos.

¿Qué pasó?

La banda ancha de color verde corresponde a la clorofila que se encuentra en las hojas y es la principal responsable de la fotosíntesis. Las otras bandas son de los pigmentos accesorios de dicha fotosíntesis, que no eran visibles porque la clorofila, mucho más abundante, los enmascaraba.

Otras ideas

También es posible, una vez terminado de extraer el color dentro del alcohol, utilizar este con un pincel o algodón para pintar en un papel. Una vez seco, quedarán los colores naturales de las hojas escogidas.

fuente: buenvivir.org

 

El color de las hojas de los árboles

Ahora que ha llegado el otoño, seguro que si paseas por la calle podrás encontrar infinidad de hojas caídas de muchos colores, desde el verde intenso, pasando por el amarillo, hasta el rojo. Esos colores tienen un por qué.

Durante la primavera y el verano, las hojas tienen un color verde gracias a la clorofila, un pigmento que les ayuda a recoger la energía de la luz solar. En otoño llegan días más cortos, con menos cantidad de luz y los árboles pasan a un modo de ahorro de energía para sobrevivir al invierno, produciendo menos clorofila. Esto hace que la clorofila convierta la luz solar en azúcares por medio de la fotosíntesis.

Las 4 estaciones del otoño

Cuando la clorofila disminuye, las hojas reflejan los residuos de los pigmentos que habían estado ahí todo el tiempo. Estos pigmentos son los encargados de proteger las hojas del exceso de luz solar. Son los mismos que le dan el color a las zanahorias, como el carotenoides (color amarillo) o la antrocinina (color rojo).

El color de las hojas tiene muchoq ue ver con la temperatura de un lugar. Por ejemplo, en las montañas las temperaturas más frescas ayudan a mantener el color de las hojas por más tiempo. En lugares secos sin embargo, las hojas caen rápidamente y se tornan de un color marrón rojizo.

Te voy a contar antes de despedirme por hoy, una bonita historia sobre el comienzo del otoño.

La breve historia de cómo el otoño empezó

 

El mago de Oz – Episodio 4 “Viaje a la Ciudad Esmeralda”

Dorothy y sus nuevos amigos ponen rumbo hacia la Ciudad Esmeralda, allá donde se esconde el Mago de Oz.

Parte 1

Parte 2

 

La piel de plátano

¿Cuántas veces has visto escenas de dibujos animados en las que alguien se resbala y cae al suelo por una piel de plátano?

Es cierto que la piel de plátano resbala, pero mucho más un kiwi o un trozo de tomate aplastado en el suelo, porque sueltan líquido al pisarlos y entonces se deslizan.

Como en los gags de los cómics o del cine mudo quedaba poco presentable poner una caca con la que resbalasen los personajes de la historieta, se eligió la piel de plátano, por ser mucho más decorativa y oler mejor. Desde entonces se convirtió en un elemento importante, sobre todo en los dibujos animados, donde millones de niños se han partido de risa al ver caer a alguien.

Os dejo un cuento escrito por Ana Ruis Burruecos González titulado “El ratón que comía plátanos”.

EL RATÓN QUE COMÍA PLÁTANOS

Erase una vez un ratón que tiraba las pieles de plátano en la hierba y los animales se escurrían.
Un día, volvió a tirar la piel de plátano al suelo y, un elefante que pasaba por allí, se escurrió y se cayó de culo. Se sintió mal porque se había hecho mucho daño en la trompa y en el culo.
Otro día, el ratón volvió a tirar la piel de plátano desde la rama de un árbol a la que había subido para recoger el plátano que le regalaban los monos amigos. Estaba sentado en la punta de una rama comiendo su plátano gigante, tiró la cáscara mientras pasaba por allí un rinoceronte muy contento porque iba a beber agua a la charca y se escurrió con la piel de plátano; se chocó con un árbol y su cuerno a travesó el tronco del árbol.
Otro día, volvió a tirar la piel de plátano cuando pasaba un león corriendo muy contento porque su melena le hacia cosquillas y, pisó la piel de plátano, se cayó de cabeza y se rompió los dientes, destruyendo el hormiguero de las hormigas, las pobrecillas salieron disparadas.
Esa tarde, el ratón estaba sentado en una hoja y volvió a tirar la piel de plátano sin ver que pasaba un jirafa que corría muy rápido porque iba a ver a sus amigos y a su novio JIRAFO. No vio la piel de plátano y la pisó. Tropezó y se le liaron las patas y se fue al suelo la pobrecilla; se dobló el cuello.
Vinieron entonces todos los animales que estaban enfadados con el ratón porque se portó muy mal tirando las pieles de los plátanos al suelo.
_¿Por qué haces esto? Mira como estamos:
El elefante tiene la trompa liada.
El rinoceronte tiene una herida en la cabeza y lleva todavía un trozo de árbol pinchado en el cuerno.
El león se ha quedado sin dientes y no podrá comer más y no podrá ni gruñir más.
La jirafa tiene el cuello vendado porque se lo dobló.
Los animales lo miran con malas caras y el ratón se siente mal y le entra miedo. Pisa una piel de plátano y, se escurre. Todos se ríen porque ha tenido su merecido. Ha tenido un accidente porque no la ha visto y se cayó de culo.